domingo, noviembre 27, 2005

Corrupción: un tornado que arrasa la sociedad

Poco a poco se nos ha revelado hasta qué grado la corrupción ha afectado la vida de la sociedad peruana. Día a día constatamos cuán hondo ha cavado en la mente de la gente; hoy la vemos convertida en estilo de vida de muchos. En otros ha causado tanto asco que no quieren saber nada de política, actividad a la que está intimamente asociada.

No son pocos los que no quieren saber nada de lo que pasa en la política a pesar de que esta actividad, es la que decidirá su destino en los próximos años: pues se han hundido en la desesperanza total, sólo expresan lamentos.

Instaurado como comportamiento la corrupción se manifiesta de diversas maneras y una de las tantas es, por ejemplo, promover candidaturas de personajes altamente cuestionados, lo cual resulta incomprensible, desconcertante e inaudito para muchos peruanos y, sobre todo, extranjeros.

Sin embargo, si nos ponemos a analizar con detalle el proceso notaremos su lógica. Su influencia y fuerza es, como la de un tornado que arrastra lo que se encuentra en su camino, cerca de él y, quizás, un poco más lejos. Todos, de alguna manera, hemos sido movidos por su fuerza arrasadora, sin embargo, tal como sucede cuando este brutal fenómeno natural irrumpe, unos huyen, otros que no tienen la oportunidad de hacerlo, se apuntalan al piso y resisten su embate feroz, cansados, dolidos, maltrechos, llenos de amargura también.

Su dinámica
Dotado de un motor extremadamente poderoso, cuyo combustible es la vida dinámica del individuo llena de deseos, expectativas, afanes de superación y disfrute, tan sanos como cualquiera otra emoción, sentimiento o deseo, cuando se suma a la de otras personas produce una masa todopoderosa y dispuesta en igual medida al bien o al mal.

Cuando este contenido de emociones no encuentra mecanismos de expresión y el individuo ni siquiera visualiza una oportunidad para canalizarla sanamente, la presión aumenta y se produce una situación altamente explosiva.

En este estado cualquier pequeña vía hacia la satisfacción recibe todo la carga que, como el agua que se filtra por las paredes de una represa, va ganando terreno y pronto termina derribando toda resistencia.

Una masa, un grupo humano en este estado es peligroso. Por ello es crucial la conducta del individuo que asume el liderazgo, puesto que él, en la medida que es conductor es también modelo. Los ojos de la gente están fijos en lo que dice y hace; si se conduce con corrección será motivo de respecto de propios y extraños y será capaz de controlar cualquier desmán. Pero si procede incorrectamente no sólo será objeto de desprecio sino que desencadenará el desbande general.

Cómo se origina
El mecanismo de la corrupción es movido por alguien que observa las necesidades de la gente y orienta su discurso diciendo lo que ella quiere escuchar; es decir, hace uso de sus necesidades y canaliza esas emociones y expectativas. Esto es fácil en pueblos como el nuestro.

Su forma
Es una pirámide de ancha base, que tiene vida propia. La punta de la pirámide es el líder y la base está conformada por los seguidores, la masa. Tienen vida propia prolongada y también se reproducen. La gente solamente traspasa su estilo de vida a su prole.

Pero hay algunos que se convierten y, estas son personas desesperadas, que luego de soportar tantos desengaños, traiciones y olvidos, han sufrido el derrumbe de sus valores morales. Pues ya no creen en nadie, se produjo en ellos el colapso de la esperanza.

Visualizamos así cuán condenable es aquel que corrompe, el que utiliza las necesidadess de la gente desesperada. Estos son los que más daño hacen a las sociedades, puesto que degradan a la gente, exacerban el interés propio y los incitan a hacer cualquier cosa por conseguir lo que quieren; ahogan el afán solidario de las personas y, por tanto, nos condenan a todos a vivir en la violencia y la miseria.

Conclusión
Miles de peruanos han comido, debido y disfrutado de la corrupción. Ahora están en campaña, quieren volver a su vida de antes; por eso no me resulta incomprensible que personajes tan corruptos estén aún con opciones de competir en una contienda electoral.

No hay comentarios.: