lunes, agosto 20, 2007

Testimonio de sacerdote de la Iglesia de San Clemente

El Padre Alfonso trabajó también en la iglesia Vírgen Milagrosa que se levanta junto a la Municipalidad de Miraflores en Lima.

.....

Alfonso Berrade Urralburu baja con aspecto muy cansado las escaleras exteriores de lo que fuera la iglesia de San Clemente en Pisco, en la que cientos de personas -todavía no se conoce el número exacto- fueron aplastadas el miércoles por los cascotes, cuando esta localidad pesquera peruana sufrió el peor terremoto de su historia. Con el pelo cano, despeinado, y el jersey azul manchado de yeso, Berrade trata de evitar que el polvo del suelo impregne las casullas que lleva colgadas en una percha. Este navarro, nacido hace 67 años en Jaurrieta, es un sacerdote que se revestía en el despacho parroquial para ayudar al cura peruano José Torres (rescatado vivo) en la celebración de una misa cuando el templo se vino abajo.

"Jamás había visto aquí nada así", señala mientras que, acompañado de otros dos sacerdotes llegados de Lima, saca de la iglesia los libros de liturgia. Misionero de San Vicente de Paúl, llegado a Perú hace 30 años, pero apenas uno y medio a Pisco, Berrade iba a ayudar en la segunda parte de un funeral, que había comenzado a las 18.30, hora local (siete horas más en la España peninsular). Apenas 15 minutos después, las paredes comenzaron a temblar violentamente. Algunas de las imágenes cayeron. Tras unos momentos de pausa, el edificio entero comenzó a bambolearse. Luego se desprendieron fragmentos del techo y, tras un gran estruendo, sólo quedaron el polvo y la oscuridad. "Una familia perdió a 30 personas". Eran parientes de la persona por la que se celebraba la misa y el sacerdote español los conocía a casi todos. Él mismo quedó atrapado bajo los escombros.

Berrade sale por última vez de la iglesia, cuya puerta ha quedado despejada definitivamente. Los bomberos aseguran que no hay nadie bajo los escombros. Ni vivo ni muerto. En una ciudad conmocionada y en desorden, ayer se corrió la voz de que un niño de 10 meses había sido rescatado con vida. Luego se hablaba de cuatro menores. "No hay nada de eso. Desgraciadamente. Ya hemos terminado y no hemos sacado a nadie así", confirma el comandante Vera, que coordina las labores de más de 250 bomberos peruanos y varios centenares llegados procedentes de otros países, entre ellos España... (Fragmento tomado del El PAÍS)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo para hacer una corrección. Padre Alfonso no ha trabajado en la Parroquia Virgen del Pilar como sostiene en el artículo, sino en la Parroquia Virgen Milagrosa que efectivamente queda junto a la Municipalidad de Miraflores, la citada Virgen del Pilar no es parroquia vicentina y se ubica en el distrito de San Isidro, vecino de Miraflores. Gracias

DENNISDAVID dijo...

Si amigo, tienes toda la razón. Me equivoqué; y eso que el padre Alfonso bautizó a mi hijo en la parraquia Virgen Milagrosa de Miraflores (jejeje)... gracias